Artesanía cubana, Ikea aún no está aquí,

Cuba, 2019, el suministro de material manufacturado es complejo, la elección escasa y los precios elevados. Pero el recurso a la artesanía local es mucho más que una necesidad porque ofrece productos originales de alta calidad; no contaminan tanto ya que los productos no dan la vuelta al planeta antes de llegar en su sitio de uso; contribuyen a la economía local; y aportan un valor añadido estético indiscutible.

La baldosa hidráulica o mosaico hidráulico, es un tipo de baldosa compuesta principalmente de cemento, pigmento y marmolina que se consolida mediante su prensado en una prensa hidráulica. En su proceso de fabricación no es necesario el uso de hornos. Llegó en la Exposición Universal de Paris de 1867. La primera mitad del siglo xx fue la etapa de esplendor del mosaico en La Habana. En la segunda mitad del siglo la producción de baldosas decreció  para resurgir al final del siglo pasado. Hoy en día existen varias fábricas de escala familiar produciendo baldosas hidráulicas en Cuba.

Usamos la losa hidráulica en paredes y pisos creando dibujos geométricos propios de Color Café.

La Cerámica, es el arte milenario de fabricar vasijas​ de arcilla por acción del calor, cocida a una temperatura superior a los 400 grados. ​Esta tradición tiene en Cuba testimonios anteriores a la conquista española pero se desarrolla con la llegada de alfareros colones experimentados. Hoy en día sigue siendo una producción que ofrece una gran variedad de productos recurriendo a medios sencillos y usando materia prima abundante en la isla. Este proceso está bien adaptado a empresa de pequeña escala o permite una gran variedad de diseños.

La vajilla del bar es principalmente de cerámica artesanal hecha en La Habana usando un diseño original y sencillo.

La restauración de muebles es también artesanía. La rica historia de Cuba ofreció a la isla un patrimonio de mobiliario y artes decorativos muy amplio desde la época colonial hasta el periodo moderno. Por el transcurso del tiempo, estos muebles se encuentran generalmente muy deteriorados, por lo cual son imprescindibles importantes restauraciones recurriendo a talentosos artesanos locales.

Estamos restaurando una colección de sillas parecidas al famoso modelo de la heladería Coppelia, diseño del ítalo-norteamericano Harry Bertoia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s